El salario mínimo se incrementará un 25%: cómo impactará en el bolsillo