Bromatología alerta sobre alimentos no aptos para consumo