Menu

La Armada ya no rastrea sobrevivientes del submarino

La Armada Argentina dio ayer por finalizada la operación para la “búsqueda y salvamento de personas” tras la desaparición del submarino ARA “San Juan” y se centrará ahora en las tareas para localizar a la nave en el lecho submarino, con lo cual puso fin a las esperanzas de encontrar con vida a sus 44 tripulantes.

El vocero de la Armada, capitán de navío Enrique Balbi, informó que ayer “a las 16.20 se declaró finalizado el caso SAR (de Búsqueda y Rescate) del Submarino ARA “San Juan”, cambiando a la fase de búsqueda del mismo”.

En su habitual conferencia de prensa, Balbi dijo que a la operación de “búsqueda y salvamento de personas” se le dedicó “más del doble del tiempo” que determina la posibilidad de rescatar a sus tripulantes. El plan SAR, precisó, “tiene como misión ejecutar la búsqueda y salvamento de personas en peligro en el área marítima, fluvial y lacustre”. La búsqueda “ha contado con personal altamente capacitado y las tecnologías más avanzadas del mundo, no encontrando evidencia alguna del naufragio en las aéreas exploradas”, acotó.

Dijo que la búsqueda se hizo mediante unidades aéreas y navales desde hace 15 días, barriendo un total de 557.000 millas náuticas cuadradas de exploración visual, y 1.049.479 millas náuticas cuadradas de exploración radar, sin obtener contacto con el Submarino ARA “San Juan” ni con sus balsas salvavidas.

Se ha dispuesto en el esfuerzo de la búsqueda 28 buques (16 de la Armada Argentina), nueve aeronaves (tres de la Armada Argentina), 4.000 hombres involucrados (3.200 de la Armada Argentina), sumando un total de 18 países de apoyo. A pesar de la magnitud de los esfuerzos realizados, no ha sido posible localizar el submarino. Participaron naves y aeronaves de Argentina, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Chile, entre otros países.

Los sucesos

La Armada había dado el jueves de la semana pasada un claro indicio sobre el trágico final que habría tenido el submarino, al informar la detección en el Mar Argentino, por parte de dos agencias internacionales, de un “evento anómalo” sonoro “consistente con una explosión”.

La búsqueda de los restos se mantendrá, pero sin los equipos necesarios para rescatar a personas con vida.

Muchos de los familiares de los tripulantes, que esperaban al submarino en la ciudad turística de Mar del Plata -a la que debió llegar hace 10 días-, ya habían dado por muertos a los marineros. Sólo unos pocos seguían en la Base Naval local con la esperanza de que los encontraran con vida.