Menu

Cómo prevenir la deshidratación y qué hacer en cada caso

Las  patologías digestivas con y sin deshidratación representan el 80% de las consultas diarias en todos los centros asistenciales de la provincia.

La diarrea es una alteración intestinal caracterizada por la mayor frecuencia, fluidez y, a menudo, volumen de las deposiciones con pérdida variable de agua y electrolitos, y cuya duración es de hasta 14 días. En muchos casos provoca deshidratación, un problema grave en niños porque puede presentar complicaciones muy serias.
“La deshidratación es la perdida de agua y sales del organismo donde el niño pierde fuerza, llora sin lágrimas, tiene los ojos hundidos, la boca y lengua seca. Puede ser leve, moderada y grave. Ante estos casos tenemos que hidratarlo a través de una terapia de rehidratación oral durante cuatro horas, suministrándole suero oral por cucharada una detrás de la otra para evitar que el niño presente vómito”, explicó la jefa del Servicio de Internación Abreviada (SIA) del hospital del Niño Jesús, Noemí Díaz.
Este cuadro tiene una duración de 7 a 14 días. “Es importante informar a los padres que no hay un medicamente que le corte la diarrea al niño. Es un proceso que termina cuando él elimina todo lo que le hizo mal. Durante los 15 días posteriores al tratamiento es fundamental realizar la alimentación de manera correcta e ir incrementando gradualmente la ingesta para poder recuperar el peso que perdió la criatura”, finalizó la especialista.