Menu

Debatieron como en la ONU y conquistaron un premio nacional

Un grupo de 16 alumnos del secundario representó a Tucumán en el encuentro realizado en Mar del Plata.

Fueron tres días de deliberaciones, pero cinco entre los viajes de ida y vuelta. Un grupo de estudiantes del Liceo General Gregorio Aráoz de La Madrid fue reconocido con la primera Distinción en el XIII Encuentro Nacional Uniendo Metas. La cita fue en Mar del Plata y el desempeño de los alumnos tucumanos, de tercero a sexto año, sobresalió entre las 23 delegaciones de todo el país.

Con la modalidad de las Naciones Unidas, a los chicos se les asigna un país para representar en una Asamblea General, una reunión como las que realizan habitualmente los diplomáticos en la ONU. A los tucumanos les tocó hablar en representación de Suecia. Unos tres meses antes comenzaron a estudiar la realidad de ese país para
exponer en el debate público sobre tópicos actuales, entre los que figuraba la igualdad de género.

“Este es un programa educativo que está gestionado por la Organización Conciencia, una asociación civil con sede en Buenos Aires -explicó el subregente del secundario, Víctor Adorno-. Entonces traen el modelo de Naciones Unidas, en el que se reúnen y generan un debate en cuatro órganos como la Secretaría General, Asamblea General (donde están representados los 194 países miembros), el Consejo de Seguridad y el Consejo Económico y Social”, precisó.01
Los chicos del Liceo pasaron por una instancia previa en la región NOA en la que había 40 colegios representados, con un total de 800 estudiantes. Luego llegaron a Mar del Plata para la gran reunión en el hotel Hermitage.
En detalle “Lo que Naciones Unidas debate hoy en su sede en Estados Unidos, lo mismo debaten los chicos -explicó Adorno-. Se les asigna un país y tienen que ponerse a estudiar la política con cada uno de los tópicos para después defenderlo, pero no como argentinos, sino como si fueran diplomáticos suecos”.

Adorno resaltó las ventajas de un programa educativo que tiene como base la participación cívica activa en los jóvenes. “Esto les permite abrir la cabeza, conocer otras realidades, ver de qué manera se entreteje la política mundial y eso les sirve aquí a la hora de decidir a quién votan, quién dice la verdad. Tienen que hacer todo el análisis
político y construir los consensos para lograr que los proyectos de resolución que ellos llevan logren convertirse después en el proyecto de resolución aprobado por Naciones Unidas”, explicó.

En total fueron 16 alumnos del Liceo los que viajaron para representar a la institución en Mar del Plata. Uno de los tantos tópicos que les tocó debatir fue la igualdad de género. “Suecia es el cuarto país a nivel mundial en brecha de género; los sucesivos gobiernos tuvieron muy en cuenta la paridad de género”, explicó Agustín Acosta, uno
de los integrantes del grupo estudiantil.

Al compararlo con la realidad Argentina surgen las diferencias. Por ejemplo, en nuestro país, las mujeres tienen un cupo femenino del 33% para acceder a cargos públicos. En Suecia, en cambio, no existe esa limitación. “Se fijan en la capacidad; no en el género”, resaltó Marcio Riviere.

03
Sin cupo femenino
“Argentina debería imitar este sistema que se aplica en Suecia -remarcó Mariano Olivera-; no hacer un cupo de mujeres, sino que la mujer esté a la altura de ejercer cargos en el Gobierno”. A su vez, Sofía Rodríguez, una de las chicas que participó en el grupo, afirma que la situación debería modificarse, pero admitió que en Argentina, en
la práctica, está lejos de esa posibilidad.
Simón Alvarez destacó una gran brecha entre Suecia y Argentina, a nivel de sociedad.
“La posibilidad de llegar a esa situación es una meta, un objetivo, pero hay que basarse en la educación, con educación se puede cumplir”, insistió.

Facundo García, el capitán del equipo tucumano, resaltó el logro de haber sido reconocidos a nivel nacional. “Es un premio grandísimo tanto para el equipo como para la institución, porque empezamos de cero y casi sin apoyo alguno. Pero después fue aumentando a medida que crecíamos en nuestro esfuerzo y tras algunas caídas pudimos
superar todas las barreras y ahora estamos a un nivel muy alto en el país”, resaltó.
Una de las cosas que se califica, según lo explicó el propio García, es que la delegación aporte datos reales, sin falsificar y sepa jugar sus cartas. Se requiere un gran nivel de oratoria en el equipo, un gran nivel de capacidad de responder preguntas de manera acertada sin desviarse del tema.
Algunos chicos reconocieron que el encuentro marplatense les despertó la motivación para dedicarse, en el futuro, a la actividad política diplomática.

Sebastián Politi, el preceptor del colegio que acompañó a los estudiantes durante el viaje, sostuvo que este tipo de experiencias fortalece el método de estudio. “Ellos me producen admiración -dijo Politi mirando al grupo-; es admirable verlos con la pasión, con las ganas que le ponen a esto. Este premio es un reconocimiento a todo lo que se
trabajó durante el año, al esfuerzo que pusieron y a una estructura que armamos con un objetivo claro. Cuando está esa dedicación, se tiene el objetivo claro y el apoyo necesario todo se puede lograr; en algún momento iba a llegar y, por suerte, se dio ahora”.