Uber quiere instalarse en Tucumán

Hace más de un año que Uber llegó a la Argentina, y a pesar de la polémica que generó (y genera) la aplicación, el plan central de la empresa es seguir expandiéndose en el país. Así lo confirmó Rodrigo Arévalo, director general de la compañía en América Latina, en diálogo con Infobae durante su visita a Buenos Aires.

Y crecer para Uber significa ir más allá de la Ciudad, donde hoy el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta aún considera que la operación es ilegal. “Vamos a redoblar los esfuerzos en la Argentina, y nosotros siempre estamos abiertos al diálogo con las autoridades”, aseguró Arévalo, aunque prefirió no especificar si llegarán o no a un acuerdo sobre el servicio.

Con todo, este ingeniero industrial que comanda la operación regional desde México DF confirmó que este año buscarán expandirse a algunas provincias. “Surgen opciones como Córdoba, Mendoza, Salta, Tucumán”, amplió, sin nombrar preferencias ni dar ninguna pista de dónde podrían llegar primero.

—Uber desembarcó hace ya más de un año en el país. ¿Qué balance realizan de la llegada a la ciudad de Buenos Aires?
—Nunca tuvimos una expectativa tan importante como en este país, desde descargas de la aplicación hasta la inscripción de los conductores. La oportunidad está, la oportunidad sigue. Sabemos y estamos convencidos de que la gente está buscando otra opción y vamos a redoblar los esfuerzos en la Argentina, no sólo en Buenos Aires. Estoy convencido de que la Argentina puede estar entre los países más importantes no sólo en la región, sino a nivel global.

—¿Están proyectando un lanzamiento en otras ciudades?
—Sí, por supuesto. La filosofía es que en todo el mundo, una persona necesita moverse de un punto a otro todos los días. Entonces donde podamos ser una opción de movilidad, vamos a estar.

—¿El anuncio de operar más allá de Buenos Aires se confirmará en 2017?
—Seguramente. Estamos pensando en todas las provincias, opciones como Córdoba, Mendoza, Salta, Tucumán. O incluso la temporada de invierno en Bariloche, que puede ofrecer oportunidades interesantes.

—¿Podrían lanzar Uber durante una temporada y que no esté presente durante todo el año?
—Puede ser, dependiendo del movimiento y la dinámica del mercado. Queremos ser muy creativos.

—Las autoridades de la Ciudad, con el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta al frente, sostienen que Uber es ilegal. ¿Se reunió con algún funcionario durante esta visita?
—No, está visita fue para reunirse con el equipo y ver la operación, reforzar nuestra inversión de USD 50 millones en el país. Te puedo hablar de nuestro lado. Siempre estamos abiertos al diálogo con las autoridades y a tomar un camino de puntos en común. La visión de la Ciudad es la misma en que queremos dar más opciones de movilidad a la gente, para no moverse sólo por un medio. Compartimos los mismos valores y visión, y de nuestra parte queremos diálogo positivo para darle un lugar permanente a Uber en el país y que nuestros socios tengan ingresos.

“UberEats es una opción interesantísima que ya estaría en la Argentina si no fuera por el bloqueo de las tarjetas”
—¿Pero en estos meses, ¿el Gobierno cambió su postura?
—Hay que seguir trabajando en puntos en común para avanzar que no se hacen de la noche a la mañana. De nuestra parte, hay diálogo productivo.

—De la otra parte, ¿está abierto el diálogo?
—Más bien creo que tenemos que llegar a un punto de acuerdo. Y estamos trabajando en eso.

—Los gremios de los taxistas hicieron cortes de calle y protestaron contra la llegada de Uber. ¿Tuvieron alguna reunión con ellos?
—No nos hemos juntado, pero es un tema distinto. Estamos enfocados en generar oportunidad de ingreso. Incorporamos a personas de más de 65 años, a personas con alguna discapacidad. Creo que hay que encontrar una manera de convivir.

—Más allá de expandirse en la Argentina, ¿están pensando en lanzar Uber Pool o algún nuevo servicio que ya está en otros países?
—Uber Pool está activo en muchas ciudades de América Latina, pero tiene que existir cierta dinámica en la ciudad para que sea bueno, así que estamos trabajando para llegar. Existen muchas oportunidades si lo piensas. UberEats es una opción interesantísima que ya estaría en la Argentina si no fuera un tema de las tarjetas.

—Si no fuera por el bloqueo de las tarjetas de crédito emitidas en la Ciudad, ¿UberEats ya estaría en el país?
—Ciento por ciento. Si no fuera por eso, hace dos meses hubiéramos platicado de ese lanzamiento. A nivel global, las tarjetas de crédito y los bancos son nuestros mejores aliados porque eso ayuda a que la experiencia sea mucho más sencilla. Son de nuestros socios más importantes y en la Argentina no es la excepción.

—Luego de ese bloqueo, Uber realizó en la Argentina una prueba piloto para pagar los viajes en efectivo y luego generalizó esa opción. ¿En cuánto aumentó la demanda con ese cambio?
—Aumentó mucho. La bancarización en América Latina es muy baja, y nuestra visión es ser una opción de movilidad confiable y eficiente para todo el mundo. No podemos pensar que alguien que tiene una tarjeta de crédito vale más que un ciudadano que no la tiene. Ése es el principio detrás del pago en efectivo.

—Esta semana la empresa despidió al ejecutivo Anthony Levandowski, quien antes estuvo en Google y fue acusado de robar información confidencial sobre el desarrollo de los vehículos autónomos. ¿Cómo afecta este tipo de casos la imagen de la empresa?
—Como toda la empresa, tenemos litigios pendientes. Estamos convencidos de hacia dónde vamos y apostamos fuerte a la tecnología de vehículos autónomos. Son temas que en cualquier compañía pasan, seguimos adelante, creemos en la tecnología y seguimos creyendo en eso.

—¿Hay una contradicción en Uber en ofrecer trabajo a socios conductores y en paralelo desarrollar y experimentar con vehículos autónomos?
—Para nada. Para que la tecnología sea 100% autónoma, va a tardar algunos años. Habrá un momento de convivencia híbrida, porque nunca vas a poder cubrir toda la demanda con vehículos autónomos. No imagino un mundo en el que siempre haya 100% de vehículos autónomos, es un híbrido que tenemos que pensar cómo hacerlo. Si yo te dijera que puedes salvar dos millones de vidas al año por esta tecnología, es difícil decir que no. Si eso puede ayudar a hacer las calles más seguras, por supuesto lo vamos a hacer.

Post Author: editor