Luque, siempre presente en San Martín