La frutilla tucumana busca reconquistar el mercado estadounidense