Cuatro chinos pasaron 180 días en una cápsula cerrada para simular colonias espaciales