Las petroleras reducen costos para convivir con los bajos precios del crudo