Las industrias lácteas afirman que la menor oferta de manteca no responde a una decisión empresaria