Menu

El INTI desarrolló una fórmula antiarrugas

Con criterios de la nanotecnología se elaboró un insumo para cremas antienvejecimiento

Retrasar o detener el envejecimiento es una de las cosas que más preocupa a hombres y mujeres en todas partes del planeta. Los cosméticos y las cirugías son, por ahora, los aliados para que no se marquen tanto esas líneas que denotan el paso del tiempo.

Los expertos saben que los principales factores que generan arrugas y líneas de expresión en la piel son la falta de oxígeno y la deshidratación. Para contrarrestar los efectos de ambos problemas el mercado cosmético internacional ofrece cremas que contienen una sustancia llamada perfluorodecalina (PFD), que es un muy eficaz transportador de oxígeno.

Con el objetivo de impulsar el uso del PFD en la industria cosmética local, especialistas de la empresa argentina fabriQuímica y del Centro de Química del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) trabajaron sobre ese compuesto empleando los criterios de la nanotecnología.

Formulación estable

“Como resultado del codesarrollo se obtuvo una formulación estable, apta para su aplicación en cremas de rejuvenecimiento cutáneo, que es aceptada por los usuarios”, explicó la coordinadora del proyecto, Laura Hermida, científica del INTI.

“Este desarrollo resolvería dos problemáticas que limitan la mayor utilización de esta materia prima en el mercado local: su alto precio y la extrema dificultad que presenta su incorporación en emulsiones a causa de su elevada volatilidad, su alta densidad y el hecho de que extremadamente de baja solubilidad”, destacó, a su vez, Federico Svarc, gerente operativo de fabriQuímica.

La empresa es proveedora de insumos cosméticos en el país y hasta la fecha importa el PFD para su comercialización en pequeña escala, especialmente para la fabricación de cremas de alta gama.

Si bien está demostrado que el PFD es muy efectivo para oxigenar la piel, su principal limitación para el uso cosmético está dada por sus propiedades fisicoquímicas que hacen muy difícil su formulación.

El equipo de trabajo que coordina Hermida logró resolver este inconveniente mediante la preparación de carriers (proteínas transportadoras) lipídicos nanoestructurados, nombre con el que se designan los sistemas que encapsulan, con alta eficiencia, ingredientes activos cosméticos, entre otras sustancias.

Lo que sigue

El próximo paso será asegurar la estabilidad de la formulación en escalas de producción mayores. “Una vez que superemos esta etapa experimental y que las condiciones de mercado lo hagan propicio, tenemos previsto comenzar su comercialización”, anticipó Svarc.